Sofía Rhei es una consumada poeta, faceta por la que ha ganado varios premios y participado en diversas antologías, traductora y novelista. La licenciada en Bellas Artes inició su carrera como autora en 2005 con el poemario Las flores de Alcohol, al que siguieron Química en 2007, Otra Explicación para el Temblor de las Hojas en 2008 y una pequeña joya llamada Alicia Volátil en 2010. En esta última, que plantea todo un desafío al lector al ofrecerle la posibilidad no sólo de leer los versos sino de disfrutarlos en 3D, Rhei juega con la Alicia de Lewis Carroll en lo que será uno de los juegos recurrentes de su producción posterior.
A partir de esta obra Sofía se centra en la creación de novelas infantiles o juveniles, y en casi todas los protagonistas son personajes procedentes de otros textos o sacados de las páginas de la historia que pudo ser. Así, nos encontramos con el joven Moriarty, el niño que se convertiría en la némesis de Sherlock Holmes, correteando por las páginas de tres novelas: El Joven Moriarty y la Planta Carnívora, El Joven Moriarty y los Misterios de Oxford y El Misterio del Dodo, con Olivia Shakespeare, la hermana del Bardo, en el libro al que da título con su nombre, con algunos de los personajes de Andersen en La Calle Andersen, escrita a cuatro manos con Marian Womack, o con los hermanos Mozart en El Reino Secreto, recién publicada en junio de 2015.
Además de los ya mencionados, Sofía es también la autora de Flores de Sombra, una novela juvenil que se escapa un poco del molde que acabamos de describir, de la peculiar Cuentos y Leyendas de Objetos Mágicos, una suerte de enciclopedia de ese tipo de objetos o de las Adivinanzas con Beso para las Buenas Noches. En resumen, nos encontramos ante una fenomenal fabuladora capaz de llevarnos de paseo por universos familiares y diferentes a la vez.