Sin duda el de Ismael Martínez Biurrun (Pamplona, 1972) es un nombre ya indispensable dentro de la literatura fantástica española, gracias a su tremenda capacidad para dotar a sus novelas de una sobresaliente ambientación histórica en la generalmente irrumpe un elemento de fantasía oscura.
Fue ganador dos ediciones del premio Celsius y una ocasión del premio Nocte, y dejando aparte sus participaciones con relatos en distintas antologías entre las que destacan Aquelarre y Visiones, ha publicado ya cinco novelas desde el 2006: Infierno Nevado, Rojo alma negro sombra, Mujer abrazada a un cuervo, El escondite de Grisha y, la más reciente, Un minuto antes de la oscuridad. En todas ellas sorprende su enorme dominio del lenguaje y su capacidad de usarlo para jugar con nuestras emociones, así como para conjurar imágenes tan poéticas como desasosegantes.
Habitual del festival desde sus inicios, algo que nos llena de alegría, este año ha visto como sus dos primeras novelas han sido reeditadas en los últimos meses, algo tristemente poco habitual en nuestro mercado literario. Así Infierno Nevado ha sido rescatada por Sportula y Rojo alma negro sombra por Gigamesh, así que este año podremos repasar ambas obras como se merecen.