Breogán  Álvarez sin duda viene de una familia repleta de talento y él, en contraste a sus hermanas, se ha decantado por la ilustración fantástica y épica, donde la fuerza de su trazo se adapta perfectamente a las exigencias del género, así como a las preferencias de sus seguidores. Además de lograr que sus lienzos parezcan esconder figuras en movimiento, es inevitable destacar su capacidad para transmitir al espectador la personalidad de cada personaje en una única imagen que condensa su esencia, a menudo desarrollada en miles de páginas.