Ana Cerdeiriña tuvo claro que quería ser actriz desde que arrancó los primeros aplausos de sus compañeros en el patio del recreo. Esa determinación le ha llevado a un proceso de formación en arte dramático, danza y música y a participar en varias de las series de TV más populares en España (de Siete Vidas a Gym Tony pasando por El Comisario o Aída entre otras). El corto Looking for Chencho supuso una de sus primeras oportunidades como intérprete, pero también ha aparecido en las películas Besos para todos, de Jaime Chávarri, o No somos nadie, de Jordi Mollà.
Es habitual verla también sobre las tablas del escenario, y ha formado parte del reparto de más de una veintena de obras de teatro y musicales, entre las que se cuentan títulos como ¿Quién teme a Virgina Woolf?, La importancia de llamarse Ernesto o La casa de Bernarda Alba. Recientemente hemos podido verla en la obra Trágala, trágala, compartiendo escenario con Fernando Albizu o Paula Iwasaki. Cabe destacar como curiosidad que entre 2003 y 2005 compaginó sus tareas como actriz con las de manipuladora de marionetas de Las Noticias del Guiñol.